Durante el embarazo hay malestares que son inevitables por el peso que empieza a tener el bebé; por ejemplo, dolor de espalda y pelvis. Como en cualquier asunto de salud, NUNCA es bueno automedicarse o utilizar objetos que disminuyan el dolor.

En el caso de las mujeres embarazadas, muchas veces suelen utilizar una faja de embarazo sin saber si es lo correcto o no. Aunque parezca un artículo inofensivo es necesario conocer la opinión de un especialista o consultar con tu doctor de cabecera la posibilidad de utilizar la faja.

Mientras tanto, te compartimos 5 aspectos a considerar antes de utilizar una faja de embarazo.





CONSULTA A TU MÉDICO. Él debe conocer y revisar tu historial médico para determinar que no existen contradicciones en el uso de la faja, establecer ciertas medidas de uso y sobre todo determinar cuáles son los beneficios para la futura madre.

LA FAJA ES PARA AYUDAR CON EL PESO. Muchas mujeres tienen la idea que la faja también es muy útil para moldear la figura pero no es así; por el contrario, puede afectar la salud y el cuerpo del bebé.

UTILIZA SÓLO UNA FAJA DE EMBARAZO. Si alguien más de recomienda otro tipo de faja o artículo, recházalo. Las fajas para mujeres embarazadas se hicieron específicamente para ellas pues para su creación se determina el peso, la talla y otros aspectos como es la libre respiración.

TEN EN CUENTA TU TIPO DE PIEL. Las fajas para mujeres embarazadas pueden irritar la piel de ciertas mujeres pues hay factores que intervienen como la sudoración y humedad.

DEJA LA FAJA CUANDO… En muchas ocasiones las mujeres cumplen con los cuatro anteriores puntos y, al parecer, no existe riesgo de utilizar la faja. Sin embargo, días o semanas después de utilizar es común que sientas mareos y esto puede deberse a problemas circulatorios provocados por la presión de la faja. Cuando esto te suceda, deja de utilizarla y acude con tu médico.





Fuente: tubebeytu.com